PIOTR ILICH TCHAIKOVSKY (1840-1893)

3 Mar

Suite del ballet El lago de los cisnes Op. 20a

  • Escena
  • Vals
  • Danza de los cisnes
  • Danza húngara
  • Danza española
  • Danza napolitana
  • Mazurka
  • Escena final
Tchaikovsky

Tchaikovsky

Es evidente que a más de un siglo de haberse estrenado El lago de los cisnes de Tchaikovsky, esta pieza sea considerada en la historia del arte como uno de los ballets “clásicos” más importantes y populares, y constituye una cumbre estética de gran valor para cualquier compañía de danza del mundo, que a su vez proporciona una interminable veta de regocijo sonoro para los público de todo el mundo. Igualmente, si debe hablarse de una época de oro en la danza universal (especialmente en la Rusia zarista), Tchaikovsky es la figura central con el ballet mencionado además de La bella durmiente y El cascanueces.

El proceso creativo del Lago de los cisnes (que tanto gusta) tuvo su idea germinal en el compositor ruso al escuchar las historias infantiles que solían contarse a los niños en el seno de la familia de su hermana, Alexandra Davidova, y de la casa de sus amigos en Kamenka, en la región de Kiev, donde el músico pasó varios veranos entregado a la composición. Así pues, lo que puede decirse fue la primera versión del Lago de los cisnes fue presentada hacia 1871 en la citada casa de Kamenka como un espectáculo infantil orientado al solaz y esparcimiento de los niños del hogar. Desafortunadamente no se tienen rastros de la partitura original utilizada para esa ocasión; sin embargo, es un hecho que muchas de las melodías que Tchaikovsky concibió para su “ballet infantil” son la columna vertebral del ballet como lo conocemos hoy día, y que vino a ser el resultado de una comisión que le hiciera cuatro años más tarde el director de los teatros moscovitas sobre la historia del Lago de los cisnes, y que debía estar estructurado en cuatro actos. Tchaikovsky, por su parte, accedió recibir por dicha comisión un total de 800 rublos.

Al momento de comenzar a trabajar en este pieza dancística, Tchaikovsky tenía 35 años de edad y se encontraba sumido en la melancolía (lo cual, conociendo su historia, no era ninguna sorpresa);  sus tres primeras Sinfonías estaban casi terminadas, y su Primer concierto para piano había sido criticado de forma inclemente por su colega Nikolai Rubinstein, quien le insistió que esa pieza era imposible de tocar. Al encontrarse un día con Rimski-Kórsakov, Tchaikovsky le dijo al gran maestro que había decidido aceptar la ridícula oferta económica de la comisión pues necesitaba dinero con urgencia, y porque deseaba con todas sus fuerzas escribir un ballet; ya en 1870 había intentado escribir uno sobre el tema de La Cenicienta, sin poder culminar con la idea principal. La composición del Lago de los cisnes ocupo todas las fuerzas del ruso durante 1875, especialmente en su visita a la mencionada Kamenka, y la partitura estuvo lista hacia abril del año siguiente. Sin embargo, fue hasta el 20 de febrero de 1877 que el ballet tuvo su estreno en el Teatro Bolshoi de Moscú.

Caricatura de Tchaikovsky

Caricatura de Tchaikovsky

En el programa original no se hacía referencia a un autor de esta historia en específico, aunque sus orígenes pueden trazarse en las colecciones de cuentos populares y cuya trama central está imbuida en el ambiente de la época romántica. Éste es, de manera innegable, un claro descendiente de ballets tan célebres como Las sílfides y Giselle, donde el tema universal del hombre que lucha por sus ideales está ilustrado a partir de un amor que no puede alcanzarse en la vida ordinaria. Así, El lago de los cisnes no es otra cosa más que una tragedia romántica; al parecer, la historia fue re-elaborada para este proyecto por el propio director del Bolshoi, Vladimir Begichev y por el bailarín Vassily Geltzer, en colaboración con Tchaikovsky y con Julius Reisinger, responsable de la primera coreografía de este ballet.

Parecería increíble que el enorme éxito que ha gozado esta partitura durante todo el siglo XX contraste de forma implacable con los terribles dolores de cabeza que le provocó a Tchaikovsky al momento de su primera representación. Primeramente, el director seleccionado para dicho estreno era (según afirman las crónicas) poco profesional, y nunca había tenido frente a él una partitura “tan compleja” como la del Lago de los cisnes, por lo que se interpretación fue un fracaso. Más allá del trabajo orquestal, los bailarines de la compañía se quejaban diariamente por lo ingrata que era la partitura de Tchaikovsky para efectos dancisticos (¡imagínese nada más!!), por lo que el compositor tuvo que doblar las manos y sustituir algunas secciones con trozos “más sencillos” para los delicados piececitos de los bailarines, y algunas otras selecciones fueron totalmente desechadas. Y el fracaso fue mayor gracias a la pésima escenografía y vestuario diseñado para la ocasión. El resultado fue que después de algunas pocas presentaciones, El lago de los cisnes pasó (increíblemente) al olvido de los teatros rusos y sólo fue recuperado posterior al deceso de Tchaikovsky. Lástima que el autor no vivió para ver el éxito rotundo de su primer ballet, pero la saludable causa de que se retomara el proyecto fue gracias al gran recibimiento que habían tenido La bella durmiente y El cascanueces. Para su re-estreno en 1895, El lago de los cisnes recuperó las secciones omitidas y una nueva coreografía fue preparada por Lev Ivanov y Marius Petipa.

moscowcityballetgal2

Después de la infausta historia que tuvo que seguir este ballet, es momento de enterarnos de la romántica historia contenida en él:

La figura principal es una bella jovencita, Odette, quien ha sido convertida en cisne junto con algunas de sus compañeras debido al maléfico mago Rothbart. El maleficio únicamente les permite regresar a su forma humana a la medianoche; y, en una de ellas, Odette se encuentra con el joven, valiente y apuesto (cual debe de ser en todas estas historias) príncipe Sigfrido, quien (obvio también) se enamora al instante de la damisela. En el acto, la invita a su palacio para un baile, donde la presentará como su prometida. Nadie sabía que el malvado mago también estaría en el baile acompañado Odile, su hija, quien gracias a un embrujo de su padre se convierte en una persona idéntica a Odette. Como era de esperarse, el príncipe se confunde, baila con Odile pensando que es su enamorada y al terminar la presenta como la joven a quien desposará. En ese momento, sin saberlo, el joven Sigfrido ha condenado a muerte a Odette con su desprecio, para beneplácito del horrible brujo. El príncipe averigua la verdad muy pronto y corre al lago para encontrarse con su verdadero amor. Ahí, encuentra a Odette a punto de suicidarse saltando de un alto peñasco. El mago, nada tonto, también actúa y envía una terrible tormenta a los alrededores del lago para impedir el enlace del príncipe y la bella Odette. Viéndose capturado por la furia de las aguas, Sigfrido decide ofrendar su vida junto con la de su amada; y con este noble sacrificio es que rompe el maleficio. Ninfas y náyades nadan junto a la inmortal pareja, y los conducen al templo de la felicidad.

Colorín colorado…

JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ

Descarga disponible:

Piotr Ilich Tchaikovsky: Suite de El lago de los cisnes Op. 20a

Versión: Orquesta Sinfónica de Montreal. Charles Dutoit, director.

Anuncios

5 comentarios to “PIOTR ILICH TCHAIKOVSKY (1840-1893)”

  1. Silvia E. Medina Alcocer marzo 3, 2010 a 5:18 pm #

    José María que bueno que pongas todas estas notas y videos para los aficionados como yo a tu programa; que por cierto siempre enriqueces con novedades, como el programa de los Beatles, El Jazz y otros, gracias por tu entusiasmo.

    Me gusta

    • redmayor marzo 3, 2010 a 5:22 pm #

      Miles de gracias Silvia. Me siento muy satisfecho trabajando para ustedes. Un gran gran abrazo

      Me gusta

    • Mario Alvirez septiembre 17, 2010 a 11:27 pm #

      Silvia, donde andas mujer??? te he buscado por todos lados. reportate!!!
      Beso

      Me gusta

  2. Patricia E. Adorno Iardella marzo 3, 2010 a 5:28 pm #

    Jose María:
    Te admiro por tu capacidad de trabajo, siempre de calidad.
    Muchas gracias por todas tus aportaciones culturales que buena falta le hacen a nuestro país.
    Un abrazo,
    Patricia Adorno I.

    Me gusta

Participe con su comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: