LUDWIG VAN BEETHOVEN (1770-1827)

16 Ago

Tercera sinfonía en mi bemol mayor, Op. 55, Heroica

Una de las características más evidentes en la Sinfonía Heroica de Beethoven es aquella referente a lo expansivo. Terminada en los primeros meses de 1804 y estrenada en el Theater and der Wien el 7 de abril del año siguiente, la Tercera de Beethoven es, sin lugar a dudas, la sinfonía de mayor duración que cualquier músico escribiera hasta ese momento. De hecho, el primer movimiento (incluyendo la repetición de la exposición) dura aproximadamente lo mismo que la totalidad de la Sinfonía Praga de Mozart. En cuanto a su orquestación, únicamente la inclusión de un tercer corno cambia la instrumentación que Beethoven empleó en su Primera sinfonía. Para ese momento, no estaba muy convencido de utilizar trombones, contrafagot o píccolo como ocurrió en la Quinta sinfonía, y de ninguna manera pensó en añadir más instrumentos de percusión hasta el momento de concebir la Novena. Lo realmente fascinante de la Sinfonía Heroica es su portento, sus épicos alcances que están conectados a un sentimiento de conflicto sinfónico que alcanza gran intensidad y poesía, todo lo cual hace a esta obra diametralmente opuesta a las dos primeras sinfonías del catálogo Beethoveniano.

Portada del manuscrito de la “Heroica”, con su muy famosa rasgadura en la dedicatoria

Podría pensarse que una de las novedades que añade Beethoven a su obra es la presentación de un nuevo tema en la sección de desarrollo, aunque en realidad podemos encontrar en la Sinfonía Núm. 33 de Mozart un procedimiento similar. Pero es en realidad el impacto emocional de los dos fuertes y gallardos acordes que dan inicio a la obra lo que nos hace pensar que el clasicismo está por tocar a su fin y que el pensamiento de Beethoven apuntaba claramente ya a un nuevo estilo expresivo. Por su parte, la serie de variaciones del último movimiento son igualmente impresionantes, pero por el camino de la frescura sin dejar atrás la fuerza de su discurso. La extraordinaria estructura concebida por Beethoven en este caso surgió a partir de un tema que el ya había utilizado en su ballet Las criaturas de Prometeo. Aunque en muchos casos de la historia de la música los sobrenombres de algunas partituras no hayan sido designados por sus mismos autores, el nombre de Heroica es totalmente del puño y letra de Beethoven: “Sinfonía eroica, composta per festeggiare il sovvenire di un grand’uomo” (Sinfonía Heroica, compuesta para celebrar la memoria de un gran hombre). Aquella “memoria” a ensalzar con los sonidos beethovenianos más exquisitos correspondía a la de Napoleón Bonaparte, gesto que no parecía ridículo y mucho menos nimio al venir del pensamiento de todo un revolucionario como lo fue este músico. Según consta en una copia de la primera página del manuscrito, y con una buena carga de anécdotas añadidas, Beethoven dedicó explícitamente la Sinfonía a aquel “prócer”, cuyo ejemplo maravillaba al músico en más de un sentido, aunque el título nos habla de honrar “la memoria” de alguien …¡mientras Napoleón seguía vivo! Bien conocida es la historia de que, al enterarse Beethoven que el Primer Cónsul Bonaparte aceptó el título de Emperador, aquel seguidos tan fiel vio caer inmediatamente a su héroe del pedestal en que lo había situado, pues comprendió que Napoleón había reaccionado a la sed del poder como cualquier otro ser mortal débil en sus principios fundamentales. Por supuesto, Beethoven montó en cólera, tachó la casi servil dedicatoria y retiró la primera página de la partitura. Como podrá entenderse, lo que nunca sufrió modificación alguna fue el contenido estrictamente musical, al alcanzar ahora (sin la atadura de un personaje o una mera dedicatoria) el carácter de un himno a la grandeza humana. Desde que fue escuchada por primera vez la Sinfonía Heroica infinidad de personajes han querido colgarle milagritos, al insistir en los nexos programáticos que existían en la música con respecto a Napoleón (la Marcha fúnebre o el bucólico trío de cornos del tercer tiempo). Aunque todas aquellas historias engarzadas a una pieza musical de impresionante factura y de enorme sinceridad en su expresión únicamente pueden distraer la atención del público que debe disfrutar de la Heroica como una Sinfonía que define, en muchos sentidos, la madurez que su poseyó en ese momento. Esta no es una obra que trate de una batalla específica, de un funeral o de algún triunfo sobre ejércitos enemigos. Es un documento sonoro de gran inspiración, dedicado a la nobleza del género humano.

JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ

Descarga disponible:

Ludwig van Beethoven: Sinfonía No. 3 en mi bemol mayor Op. 55 “Heróica”

Versión: Philharmonia Orchestra. Otto Klemperer , director.

Anuncios

Participe con su comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: