HECTOR BERLIOZ (1803-1869)

20 May

Retrato de Berlioz realizado por Gustave Courbet en 1850

Obertura a Benvenuto Cellini

Existía un personaje italiano del Siglo XVI cuya personalidad tenía un gran parecido con la impresionante vida del francés Héctor Berlioz: él era Benvenuto Cellini, escultor, aventurero, héroe militar, extraordinario amante y hasta asesino. Tanto el renacentista Cellini como “el músico del futuro” Berlioz poseyeron almas independientes, siempre en contra de lo establecido en las artes; ambos estuvieron sujetos a pasiones en exceso y a las violentas acciones que estas trajeron aparejadas.

En fin; Berlioz sintió cercanas las vivencias de este señor en 1831 cuando, en viaje por Florencia (Italia) se quedó pasmado ante la escultura de Perseo, del propio Cellini, y al obsesionarse con su inmensa capacidad artística, comenzó a hacer investigaciones a fondo de su vida, especialmente al leer en 1833 su Autobiografía. Fue así que el compositor decidió que ese podría ser un buen tema para una ópera en la que puso manos a la obra al año siguiente de sus pesquisas sobre Cellini y que se convertiría en la primera gran ópera de Berlioz.

El estreno tuvo lugar en la Ópera de París el 10 de septiembre de 1838, ante un público que desaprobó enormemente la nueva partitura y que estuvo a punto de comenzar un zafarrancho. Después del tremendo fracaso inicial, Benvenuto Cellini volvió a representarse sólo unas tres veces más y con muy pobre asistencia, para posteriormente caer en el olvido. Y aunque la ópera completa aburrió y enfureció al público, lo que más llamó la atención de los presentes en el estreno fue la Obertura, que -en palabras de Berlioz- obtuvo un “aplauso exagerado”.

En esta fantástica pieza orquestal, Berlioz utiliza algunos de los temas fundamentales que pueden ser escuchados durante la ópera. La acción tiene lugar en la Romarenacentista en tiempos de Carnaval; el tema que abre es un retrato musical del propio Benvenuto Cellini, y después de una breve pausa se hace presente un tema del tercer acto “A tous péchés”, de carácter solemne que es cantado por el personaje del Papa Clemente VII durante la ceremonia de absolución de los pecadores. De pronto, regresa el vivaz tema de Cellini y el Carnaval, combinado con un tema que corresponde al del arlequín, y que nos lleva a un segundo tema lírico, aquel del dúo de amor de Cellini y su amada Teresa a cargo de los instrumentos de aliento.

Quizá la definición del director de orquesta Felix Weingartner es muy apropiada, al considerar a la Obertura Benvenuto Cellini como una pieza “con cinco grandes temas, todos ellos llenos de plasticidad, originales, de admirable artesanado, variados en su forma y que se elevan gradualmente a un punto culminante para terminar con un efecto intenso”.

Berlioz dirigiendo (grabado de la época)

Obertura a El corsario

Por mucho que deseemos pensar en que la vida estrictamente parisina fue la responsable directa del estallido de emotividad y creatividad del gran Héctor Berlioz, podremos percatarnos con la solaz lectura de sus Memoires que más de un país ajeno a él tuvo que ver en la composición de algunas de sus más importantes partituras. En ese sentido, es importante citar Inglaterra y el nombre de una de sus “súbditas”: la finísima Harriet Smithson, quien fue el dolor de cabeza del compositor durante varias décadas al enamorarse perdidamente de ella durante una representación en París de Hamlet; y, de hecho, gracias a ella, surgió la Sinfonía Fantástica (que tanto gusta), como homenaje al onírico y casi irrealizable amor que sentía el entonces joven Berlioz. Pero Italia también tuvo mucho que ver en las influencias emocionales de este hombre, principalmente cuando llegó a la Ciudad eterna a los veintisiete años de edad gracias al famoso Premio de Roma. Básicamente, y como se lo mencionó a Wagner en alguna carta veinte años después de ese acontecimiento, la principal influencia en Berlioz fue –como era de esperarse- el paisaje italiano y su fresca naturaleza, además que fue el lugar donde entró en contacto con las obras de Virgilio, Byron, Shakespeare y, en una sola frase, se embriagó con la exquisita atmósfera italiana. De ahí, produjo lo que constituyó su primera ópera, Benvenuto Cellini, la historia de un aventurero durante los tiempos de la Roma renacentista en tiempos de carnaval. Justamente cuando Berlioz empacó sus maletas rumbo a Roma (1830), encontró el amor en una joven pianista de nombre Camille Marie Moke. Cuatro meses más tarde del tórrido y fugaz encuentro le llegaron noticias a Italia de que su nueva amada se casaría con alguien más (¿dónde he escuchado eso?), lo cual inflamó sus sentimientos y pensó de manera arrebatada en quitarse la vida en Genoa. En su desenfreno, comenzó a viajar por todo el país con el ánimo de encontrar paz para su alma; así, llegó hasta Niza donde decidió quedarse unas tres semanas en la torre de roca en ruinas conocida como (justamente) La torre de Niza, con una envidiable vista al mar. Unos doce años después, ya un poco más tranquilo del amargo desamor, recordó sus vivencias y puso manos a la obra para componer la Obertura El corsario, misma que él revisó una y otra vez al paso de los años hasta tener su versión final en 1855. Como es obvio en toda la producción orquestal de Berlioz, en El corsario consiguió una pieza virtuosa, de gran colorido y fuerza expresiva.

JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ

Descargas disponibles:

Hector Berlioz: Obertura Benvenuto Cellini

Versión: Orquesta Sinfónica de Boston. Charles Munch, director.

Hector Berlioz: Obertura El corsario

Versión: Orquesta Sinfónica de Londres. Sir Colin Davis, director.

Anuncios

Participe con su comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: