Archive | Polonia RSS feed for this section

FRÉDÉRIC CHOPIN (1810-1849)

25 Jul

Concierto para piano y orquesta No. 1 en mi menor Op. 11
• Allegro maestoso
• Romance. Larghetto
• Rondó. Vivace
Los dos Conciertos para piano de Chopin fueron escritos en rápida sucesión entre 1829 y 1830, y aunque el Concierto en fa menor fue el primero en ser escrito también fue el último en publicarse, por lo que el Concierto en la tonalidad de mi menor de 1830 se le conoce como número 1.
Las influencias composicionales del joven Chopin residían en la nueva escuela virtuosa del piano que estaba encabezada por Hummel, Gyrowetz, Ries, Moscheles y Heller. Su gran imaginación poética y entusiasmo natural por los ritmos bailables de su adorada Polonia lo llevaron a confeccionar el último movimiento del Concierto en mi menor como una danza rápida llamada “krakowiak” (proveniente de la región de Cracovia), y en el correspondiente movimiento del Segundo concierto como una “mazurka”.
Teniendo en mente que Chopin poseía poca experiencia en el tratamiento de las formas musicales a gran escala, es muy notable cómo produjo estas dos partituras con tanta frescura y originalidad. Poseen un impulso poético muy refinado y brillantez pianística de altos vuelos. Debido a su calibre estético fue que Robert Schumann escribió al respecto de estos Conciertos lo siguiente (en 1836): “Debemos estar seguros que si un genio de la grandeza de Mozart naciera en el momento presente, escribiría Conciertos como los de Chopin y no como los de Mozart.”

Chopin en su juventud

Chopin en su juventud

Fue entre abril y septiembre 1830 que Chopin concibió su Concierto en mi menor, en un momento en que Polonia vivía momentos de incertidumbre política y social. El 23 de septiembre de ese año Chopin invitó a su hogar a muchos músicos y críticos distinguidos de Varsovia para una audición privada. La reacción fue muy entusiasta: un periódico señaló que se había escuchado ese día “…la obra de una genio. El señor Chopin privará al auditorio de Varsovia de un gran placer si decide partir sin haber tocado en público su nuevo Concierto”.
Pero sí lo hizo: el 11 de octubre siguiente Chopin realizó el estreno de este Concierto en mi menor en la capital polaca y esa marcaría su última presentación pública antes de partir de Polonia el 2 de noviembre siguiente. Como el propio autor dijo posteriormente: “No estuve ni mínimamente nervioso y toqué de la misma forma que cuando estoy a solas. Todo fue muy bien y la ovación fue ensordecedora.”
La partitura fue publicada el 1833 y dedicada más tarde al virtuoso Frederic Kalkbrenner, a quien Chopin conoció a su llegada a París y con quien trabó inmediatamente una sólida amistad.
Desde el inicio de este Concierto para piano entramos en contacto con un lenguaje refinado, de tintes casi teatrales, operísticos, y que dejan ver en su colorido una conexión ciertamente espiritual con sus raíces polacas y se hace novedoso al omitir la cadencia para el solista. El movimiento central es poético y nostálgico; y urdiendo un poco en la historia personal de Chopin nos percatamos que esta es una de tantas piezas surgidas como demostración afectiva a una dama: ella era Konstancia Gladkowska, una joven cantante que Chopin conoció en el Conservatorio de Varsovia. Aparentemente Chopin y Konstancia intercambiaron anillos antes de que el compositor abandonara su patria… pero el destino quiso que nunca volvieran a cruzar sus caminos. Chopin definió está música como “un adorado paisaje, reviviendo en el alma bellas memorias”.
Y para finalizar, el Rondó también puede ser interpretado como un aria de ópera, de gran brillantez y sabor popular polaco.
Lo que es considerable al escuchar esta música es que Chopin estaba enamorado de la joven cantante Gladkowska. Pero quién iba a decir que, mientras que él le juraba lealtad con sus piezas musicales a esta mujer, el músico dedicaba algunas otras (pero veladamente) a la Condesa Delfina Potocka, con quien sostuvo correspondencia que –dicen por ahí- rayaba en lo erótico. Lo cierto es que el día del estreno del Concierto en mi menor se ofrecieron obras musicales diversas entre cada movimiento, a la usanza de aquel tiempo. En el programa apareció una obra vocal interpretada por la joven Gladkowska.
Chopin tenía 20 años de edad. Podemos perdonarlo…

JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ

Descarga disponible:

Frédéric Chopin: Concierto para piano No. 1 en mi menor Op. 11

Versión: Artur Rubinstein, piano. New Symphony Orchestra of London. Stanislaw Skrowaczewski, director.

HENRYK MIKOLAJ GÓRECKI (1933-2010)

12 Nov

Henryk Górecki

Se nos adelantó hoy uno de los grandes compositores de la última mitad del siglo XX. Personalmente tuve oportunidad de conocerlo al recibirlo en el aeropuerto de León, Guanajuato, cuando fue invitado por el Festival Internacional Cervantino a presenciar la interpretación de su Tercera sinfonía y su Segundo cuarteto para cuerdas en 1993. Górecki venía acompañado por su hijo adolescente. La impresión de estar cerca de un personaje de esta talla fue mayúscula; sin embargo, no hablaba ni inglés ni francés… ¡sólo polaco! Por lo que ese mágico trayecto en camioneta rumbo a Guanajuato sólo fue aderezado por innumerables señas. Lamento mucho su partida.

Les comparto la obra por la cual siempre será recordado, y que está cargada de un magnetisto sin paralelo.

Henryk Górecki: Tercera sinfonía Op. 36 (1976). Dawn Upshaw, soprano. London Sinfonietta. David Zinman, director.

Aquí los textos de la Tercera sinfonía Op. 36 en su original en polaco y traducidos al castellano:

I
Synku miły i wybrany,
Rozdziel z matką swoje rany,
A wszakom cię, synku miły, w swem sercu nosiła,
A takież tobie wiernie służyła.
Przemów k matce, bych się ucieszyła,
Bo już jidziesz ode mnie, moja nadziejo miła.
Lament świętokrzyski

 “Pieśni łysogórskich”
(druga połowa XV w.)

Hijo mío, mi elegido y amado

Comparte tus heridas con tu madre

Y porque, querido hijo, siempre te he llevado en mi corazón,

Y siempre te serví fielmente

Háblale a tu madre, para hacerla feliz,

Aunque tú estás dejándome, mi adorada esperanza.

Lamentación del Monasterio de la Santa Cruz de la colección de las Canciones de Lysagóra. Segunda parte del siglo XV.

II
Mamo, nie płacz, nie.
Niebios Przeczysta Królowo,
Ty zawsze wspieraj mnie.
Zdrować Mario, Łaskiś Pełna.

Zakopane “Pałace”
cela nr 3 ściana nr 3
Błazusiakówna Helena Wanda
lat 18 siedzi od 25 IX 44

Madre, no llores,

Castísima reina de los cielos,

Quédate conmigo siempre.

“Zdrowás Mario” (Ave María)

Plegaria inscrita en el muro 3 del sótano del “Palacio”, el cuartel general de la Gestapo en Zakopane; debajo de esta plegaria se encontró la firma de Helena Wanda Blazusiakówna, y las palabras “18 años de edad, prisionera desde el 26 de septiembre de 1944”

III
Kajze mi sie podziol
moj synocek mily?
Pewnie go w powstaniu
zle wrogi zabily.

Wy niedobrzy ludzie,
dlo Boga swietego
cemuscie zabili
synocka mojego?

Zodnej jo podpory
juz nie byda miala,
chocbych moje stare
ocy wyplakala.

Chocby z mych lez gorkich
drugo Odra byla,
jesce by synocka
mi nie ozywila.

Lezy on tam w grobie,
a jo nie wiem kandy
choc sie opytuja
miedzy ludzmi wsandy.

Moze nieborocek
lezy kay w dolecku,
a moglby se lygac
na swoim przypiecku.

Ej, cwierkejcie mu tam,
wy ptosecki boze,
kiedy mamulicka
znalezc go nie moze.

A ty, boze kwiecie,
kwitnijze w okolo,
niech sie synockowi
choc lezy wesolo
Pieśni ludowej z opolskiego.

¿A dónde se ha ido

Mi querido hijo?

Quizá durante el levantamiento

El cruel enemigo lo ha matado.

Ah, ustedes, gente malvada

En el nombre de Dios, el más sagrado,

Díganme, ¿por qué mataron a mi hijo?

Nunca más

Tendré su sustento

Aunque yo llore

Mis ancianos ojos

Y  mis lágrimas amargas

Formen otro río Oder

Nunca le devolverán la vida

A mi hijo.

Yace en su tumba

Y no sé dónde está

Aunque siga preguntando

Por doquier

Quizá el pobre niño

Yace en una zanja rugosa

En lugar de descansar

En su cálida cama.

¡Oh, canten para él

Pequeñas aves del Señor!

Pues su madre

No puede encontrarlo.

Y ustedes, diminutas flores de Dios

Podrán florecer a su alrededor

Para que mi hijo

Pueda dormir en paz.

Canción popular en el dialecto de la región de Opole.

Comparto también una extraordinaria obra coral de Górecki, estrenada en 1987 durante la visita del Papa Juan Pablo II a Varsovia.

Henryk Górecki: Totus Tuus, Op. 60. The Choir of New College, Oxford. Edward Higginbottom, director.

DESCANSE EN PAZ.

A %d blogueros les gusta esto: