Archive | Strauss hijo, Johann RSS feed for this section

JOHANN STRAUSS hijo (1825-1899)

3 Jul

En el bello Danubio azul

Vals de concierto Op. 314

Johann Strauss hijo

Algunas cosas pueden venirnos de forma vertiginosa a nuestra mente cuando escuchamos mencionar el título de El Danubio azul. Comparto con usted algunas de ellas:

1.- Vals obligadísimo en cualquier concierto de año nuevo (no sólo en Viena).

2.- Pieza musical manoseadísima por los orgullosos padres que deciden ofrendar a su hija quinceañera en el momento en que ella aparece entre vapores y lucecitas de salón, flanqueada por (no siempre) guapos y fornidos chambelanes, como rito para celebrar sus quince primaveras.

3.- Obra que fue utilizada por infinidad de personajes, magos de la mercadotécnia tanto en comerciales, documentales, caricaturas y otras cuestiones paralelas. Pero, lo más relevante en este sentido, fue su llegada al cine en 1968 gracias a Stanley Kubrick, quien la incluyó para acompañar evocativas escenas espaciales en su cinta 2001, Una odisea espacial.

4.- Y esta, puede ser la más “sangrona” de todas: Danubio es el nombre de un fabuloso restaurante de pescados y mariscos en el Centro Histórico de la ciudad de México.

Más vale ir por partes. ¿Cuál es aquel mentadísimo Danubio azul? Según el Diccionario Larousse el Danubio es un “río de Europa central, que nace en la Selva Negra, atraviesa Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Yugoslavia, Rumania, Bulgaria, Moldavia y Ucrania. Desemboca en el mar Negro y tiene 2,850 km. de extensión. Pasa por Viena, Budapest y Belgrado. Sus aguas se utilizan para la navegación, la producción de energía y la irrigación.”

Efectivamente, hemos leído que este río, tan importante en la geografía del planeta y para el paisaje y el desarrollo mercantil europeo, cruza de forma majestuosa la ciudad de Viena, misma que vio nacer a una de las familias más exitosas del siglo XIX y que ofrendaron sus esfuerzos a la música para los salones de baile: los Strauss. Johann Strauss padre comenzó esta noble empresa (que a la larga le redundó en jugosos dividendos), siendo muy conocido por la sociedad austríaca. De alguna forma intentó disuadir a sus tres hijos (Johann hijo, Josef y Eduard) para que no tomaran el mismo camino de la música. Cual sería la sorpresa del progenitor al ser testigo –antes de morir- de cómo Johann hijo alcanzó mayor fama y fortuna que él. Así es. Si bien hoy en día reconocemos al patriarca Strauss como el autor de la muy famosa Marcha Radetzki, los valses, polkas y marchas que compuso Johann hijo son más tocadas y disfrutadas por los públicos de todo el mundo, principalmente (y como lo señala el musicólogo Phillip Huscher) “estas piezas ganan por su brillantez y efecto fascinante. Bien puede utilizarse el término para estas breves obras de ‘poema sinfónico’, y que funden magistralmente los salones de la Viena imperial con las salas de concierto.”

Strauss hijo y Brahms (me encanta esta foto…)

En el caso de El Danubio azul, Strauss hijo dedicó un impresionante fresco sonoro a uno de los habitantes mudos de la ciudad en que nació, aquel río que marca con su inigualable belleza el panorama vienés.  Basta decir que el mismo homenaje a su entorno natural lo concibió en el vals Cuentos de los bosques de Viena. El Danubio azul, que definitivamente es el más famoso de todos los valses escritos en la historia del arte occidental, fue compuesto por Strauss hijo para coro y orquesta, a petición de la Sociedad de canto para varones de Viena. La pieza data de 1867 y utiliza en su versión original un poema de Karl Beck; desde el día de su primera presentación el 15 de febrero de 1867 fue una gran sensación. Es más, tanto se identifico a Strauss hijo con esta música que, al momento de estrenarla en América en 1872, se puso a su disposición un verdadero ejército de músicos y cantantes: un total de dos mil personas entonaron aquella vez El Danubio azul. Seamos francos… esta pieza tiene mucho para ser denominado como el más grande de los valses, tanto por su vaporoso inicio coronado por el solo de corno y su extraordinario poder melódico.

Por último, es importante hacer una anotación: Johann Strauss hijo puso como nombre a este vals: An der Schönen blauen Donau. Lo cual significa en español: En el bello Danubio azul. Así que… ya sabe usted, querido lector, cuál es el nombre completo del vals. Creo que es más bello, fino y educado referirse a él así, que simplemente como El Danubio azul.

JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ

Descarga disponible:

Johann Strauss Jr.: En el bello Danubio azul

Versión: Orquesta Sinfónica de Chicago. Daniel Barenboim, director.

A %d blogueros les gusta esto: